El Evangelio de hoy 03/10/2020

Reflexión de nuestro vicario parroquial D. Alfonso Peña:

En el Evangelio de hoy, 3 de octubre, Jesús nos ha prometido la alegría. Una alegría completa que nadie nos podrá robar. Aunque a veces nuestra alegría sea todavía parcial, provisional, contingente. Incluso si nos alegramos por cosas secundarias, es importante no olvidar la verdadera alegría a la que nos llama Jesús: «alegraos, porque vuestros nombres están inscritos en el cielo”. Estamos llamados a entrar en el grupo de los elegidos. Por eso, tenemos que mover continuamente nuestro corazón del peso de la sombra a la levedad de la alegría. La promesa nos conduce, nos lleva y nos organiza. Y esa promesa es la alegría.

2020-10-03T09:29:30+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies